desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Casas de cine

Bienvenidos a la Mansión Winchester (la de verdad)

Nos adelantamos al estreno de la película Winchester: La casa que construyeron los espíritus. Visita la verdadera casa Winchester. Una casa construida durante 38 años con la única misión de mantener tranquilos a los espíritus...

Aránzazu Díaz Huerta 07/03/2018
Imprimir
Pantalla completa



Si todavía no la conoces, es posible que te suene cuando empieces a ver los carteles que anuncian la película Winchester: La casa que construyeron los espíritus. Y es que la de la casa Winchester es una de esas historias que ponen los pelos de punta, así que si quieres conocerla, que sepas que no nos haremos responsables de la factura de la luz cuando tengas que dormir con ella encendida... ¿Te atreves? ¡Pues allá vamos!

Tras la muerte de su hija, y poco después, también la de su marido, el magnate de las armas William Wirt Winchester, Sarah Winchester se sumió en una profunda depresión que culminó con la visita a un famoso vidente de la época, Adam Coons. Este le confesó, nada más y nada menos, que su familia estaba maldita por culpa de todas las matanzas que aquellas armas habían ocasionado, y que para mantener tranquilos a los espíritus, debía construirles una casa. Pero... si las obras se detenían alguna vez, Sarah moriría. Así que no le quedó más remedió que dedicar todos sus esfuerzos (ya que ella misma dirigió el proyecto) e ingresos al levantamiento de aquella especie de templo siniestro, tarea que llevó a cabo durante 38 años, hasta su fallecimiento en 1922.

¿El resultado? Un auténtico laberinto de 160 habitaciones con puertas que se abren al vacío, escaleras que no llegan a ninguna parte, y muchas trampas más ideadas para que los fantasmas no pudieran atraparla. De hecho, se dice que nunca dormía más de dos noches seguidas en la misma habitación...

Pero te estarás preguntando de dónde sacó semejante fortuna para costear una construcción de 38 años. La respuesta es sencilla: al fallecer su marido, Sarah heredó varios millones de dólares y un montón de acciones de la empresa de armas que aumentarían con la muerte de su suegra. Vamos, que tenía el sueldo más que asegurado.

Y ahora sí que sí, ¡vamos a dar un paseo por la escalofriante mansión! Que, por cierto, hoy en día es un museo que puedes visitar...




Ver más articulos