desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Girona, España

De ruina a sueño: una casa de 5 plantas reformada

En la reforma de esta casa, de cinco plantas, se combinaron elementos autóctonos con guiños actuales para lograr una vivienda funcional y acogedora. Piedra vista, acabados en blanco y bovedillas cerámicas marcan los interiores.

REALIZACIÓN: OLGA GIL-VERNET. TEXTO: MARTA SANZ. FOTOS: JOSÉ LUIS HAUSMANN. PLANOS: HEARST INFOGRAFÍA 05/03/2018
Imprimir
Pantalla completa



La interiorista Lara Pujol se encargó de abordar la rehabilitación integral de esta vivienda entre medianeras, situada en el casco viejo de Girona. La casa, además de encontrarse en un estado ruinoso, tenía una distribución muy peculiar: 140 m2 abiertos a dos fachadas, seis alturas y estancias demasiado compartimentadas. Convertirla en una vivienda que se adaptase a las necesidades actuales fue el reto de esta reforma.

Lo primero fue pasar de las seis plantas existentes —de solo dos metros de altura— a cinco. Para ello fue necesario modificar todos los forjados interiores, desde el tejado a las fachadas. Se optó por diseñar cada planta lo más diáfana posible.

El acceso a la vivienda se encuentra en la planta baja, que no se ve en el reportaje, donde se creó un espacioso vestíbulo y un cuarto que hace de trastero y lavadero. En la primera planta, se instaló una espectacular cocina con comedor, además de un pequeño baño. La segunda se destinó a una acogedora sala de estar con chimenea y una pequeña habitación. El tercer piso es el del dormitorio principal, con vestidor de armarios a medida y un baño completo. El altillo se aprovechó para montar una zona de trabajo. La escalera, situada en el mismo lugar que la original, es el verdadero eje de la casa. En chapa metálica plegada y esmaltada en blanco, conecta todas las estancias.

El eje es una columna central de chapa perforada con iluminación lineal integrada y lo remata una claraboya en la cubierta, centrada precisamente en el ojo de la escalera y que aporta luz de forma natural. En cuanto a los revestimientos, en las paredes se combinó pintura blanca con piedra vista original recuperada. El suelo es un pavimento continuo de hormigón pulido, con baldosas hidráulicas en algunos tramos para marcar el paso. En los techos, destacan las bovedillas cerámicas y las viguetas metálicas. Tradición y modernidad para lograr una vivienda cálida y acogedora.

Las viviendas que están rodeadas por muros altos también tienen su encanto. Lo importante es conseguir, no solo que entre la luz natural, sino además que llegue a todas las estancias.

Lo habitual es que sean construcciones altas y estrechas, con espacios muy compartimentados. Por eso, tirar tabiques y crear ambientes diáfanos será fundamental para lograr que la luz se distribuya hacia el interior de la casa.

Integrar un patio interior en la distribución de la vivienda y abrir una claraboya o ventana de tejado son otras soluciones arquitectónicas para captar luz.

Es importante trazar un buen proyecto de iluminación, en el que se combinen distintos tipos de luminarias y sistemas. Ayudará a conseguir ambientes atractivos y a enfatizar detalles arquitectónicos que interese resaltar.



Ver más articulos